Y ella no queria OIGA

Como decía aquella famosa parodia de Martes y 13 "... y ella no quería oiga", pues eso fue lo que nos ha pasado en la 2ª Carrera de la Ciencia (Valladolid), nuestra querida compañera Carol quedó en 3ª posición de la Categoría Sénior, sin querer y casi sin comerlo ni beberlo.
El día amaneció triste, nublado, con viento y con frio, misma rutina de día que llevamos durante las últimas semanas. Ya a la llegada para realizar la recogida de los dorsales, una ligera lluvia recibía a todos los participantes en la carrera a celebrar hora y media después. Dicha lluvia hacía presagiar que no todos los inscritos iban a participar en la carrera, e incluso, durante el tiempo de espera para la celebración de la misma, pudimos ver como varios atletas del Duatlón Escolar celebrado a primera hora tuvieron percances al perder el control de sus bicicletas, dando con sus huesos en el suelo y teniendo más herido el orgullo por verse en aquella circunstancia que lo que era el dolor físico.
Una vez realizados los formalismos de la recogida del dorsal, en esta ocasión sin ningún altercado, hicimos tiempo los miembros allí presentes (Miguel y José), hasta la hora de irse a cambiar, tomando un típico cafetillo con la familia de Rufo y compañía.
Al acercarse la hora del inicio del calentamiento nos dirigimos ya a los vehículos para proceder al ritual de cada carrera, momento en el cual el tercer miembro del club (Carol) se puso en contacto con nosotros para confirmar su asistencia.
Estando ya todos presentes en el punto de quedada iniciamos el calentamiento perceptivo para poner en marcha todos los sistemas corporales y que no fallase nada de nada, ya que algunos de nosotros andamos aun muy renqueantes.
12 horas, las pulsaciones se aceleran, el olor a cremas calentadoras va en aumento, se sueltan las piernas, se hacen los últimos comentarios, indicaciones, cálculos de ritmos, objetivos de tiempo; la tensión aumenta, salimos, no, están calentando los primeros, volvemos, más tensión. Pum, suena la pistola, cronos en marcha, allá que nos lanzamos.
Salimos los tres juntos, ya que dos no andamos finos y Carol nos cuenta que viene a rodar, jejejeje, bendito rodaje. La salida ha sido buena, bien colocados, en el tercio inicial, nuestros hooligans nos alientan a la salida. Poco a poco abandonamos el Museo de la Ciencia para girar a la derecha y cruzar la primera vez el rio tomando el puente de El Corte Inglés, de ahí y callejeando por el Barrio del 4 de Marzo bajamos hasta el nivel del rio por el camino que discurre a lo largo de él. El ritmo que llevamos está bien, pero para mi persona un poco fuerte, por lo menos de primeras, pasamos por debajo del Puente Colgante, el recorrido parece que va a ser rompepiernas, con subidas y bajadas constantes, nosotros seguimos.
Cuando voy a mirar el reloj me sorprendo, no llegamos a 8 minutos y parece que llevamos una eternidad, creo que me tengo que descolgar un poco de estos dos porque sino no llego, aún así el ritmo de lanzamiento ha sido bueno, intentaré bajar un poco el pistón y coger alguna referencia; y así hago encuentro un par de personas de Trotapinares que me pueden llevar a un ritmo más lento (una mujer que luego ganó en su categoría).
Seguimos por la orilla del rio, cuando viene la primera de las subidas serias, por donde se encontraba antes la discoteca Charlot (no sé si sigue existiendo), el calentón es considerable, pero hay que seguir, avanzamos por Francisco Suarez para volver a cruzar el rio, de momento sigo viendo a Miguel y Carol, si la respiración me deja en la última parte intentaría cambiar para llegar lo más cerca, pero ya veremos, estamos como estamos ahora y vuelvo a mirar el reloj, 13 minutos, bueno la cosa avanza, pero la respiración y los puntazos siguen. Si hubiese salido más lento ....
Seguimos con el terreno rompepiernas del otro lado del rio, en la curva de bajada volví a verles, al final sería la última vez que les vería, ahora toca subir escaleras, las piernas se ponen a mil, otra vez miro el reloj, 17 minutos, bueno nos queda la mitad más o menos, según mis cálculos. Ahora me he encontrado a otro compañero, ya que la señora de antes han tirado de ella. Cruzamos de nuevo el rio por el Puente Colgante, otra vez para abajo, en lugar de recuperarnos, volamos.
Continuamos por el rio, me llaman desde la izquierda, una foto para la posteridad, la cara no será de las mejores que tenga porque el agotamiento ya es bastante. Ponemos el ancla un poco porque hay que afrontar la subida al puente de la División Azul, que es bastante acuciada, lo dicho, subo la citada cuesta y el corazón se pone a mil, las piernas duras como piernas, vamos que ya estamos ahí.

Una vez ya pasado el rio nos queda la zona del entorno del Palero, que le pasamos como podemos y llegamos al entorno del Museo, primera pasada, otra vez nuestro hooligans nos dan ánimos, a ver si con eso recuperamos un poco de fuelle y bajamos unos segunditos.

Último escollo, nos toca bajar unas escaleras y girar 180 grados, las piernas casi explotan, pero venga que no queda nada, cuesta arrancar en el cambio de ritmo, las piernas se mueven por inercia pero hay que tirar p´alante. Pasamos por debajo de la pasarela de pronto se ve el cartel de los últimos 1000 metros, se me está haciendo eterno, pero faltan menos de 5 minutos de sufrimiento, miro el reloj por última vez 29.15, la calculadora mental echa a andar, el primer objetivo está casi cubierto, bajar de 34, el de bajar de 33 está casi imposible.

Es hora de darlo todo, quedan solo mil metros, volvemos con los cambios de terreno, otra curva, cambio de ritmo y a subir para arriba otra vez, subimos otro puntito, algún cadáver que otro voy recogiendo, 500 metros, vamos que nos quedan solo 2 minutillos y medio, ya estamos cerquita de la llegada, nos aproximamos a la puerta de entrada al Museo, donde se ve el cartel de los últimos 100 metros, otra subida de pistón para quitarme de en medio a dos mujeres y no tener problemas en la entrada.

El paso del museo simplemente espectacular, el paso por la exposición es muy original, pero no da tiempo a apreciar nada, nos quedan sólo dos curvas, el calorcito de dentro se agradece, pero hay que salir fuera, última curva y meta. Paro el reloj. 33.57, bueno, no se ha dado mal la cosa en cuanto a tiempo, físicamente he sufrido mucho.
En la cola de recogida de regalo me encuentro con Miguel y Carol, me cuentan que tal les ha ido, han seguido mucho tiempo juntos, hasta que Carol ha cambiado de ritmo al ver a un conocido y Miguel siguió a su ritmo, apretando en la parte final.
Las sensaciones de todos son casi las mismas, terreno difícil, mucho cambio de ritmo. Y es cuando llega la frase del día, Carol dice "pues se me ha hecho corta". (¿Habremos corrido la misma carrera?, jejejejejejeje).
Una vez recogido el regalo, bastante chulo, viene la buena nueva del día, parece que Carol ha podido quedar entre las tres primeras. Antes de quedarnos fríos, nos vamos al coche a cambiar y luego nos pasaremos a interesarnos por las clasificaciones.
Procedemos a realizarlo, pasamos a dar buena cuenta de unas lentejas para calentar un poco el cuerpo, por gentileza del club organizador y nos dirigimos a la zona de las clasificaciones. Una vez consultado el listado final de la clasificación, bingo. Nuestra campeona ha quedado la 2ª (luego veríamos que el puesto final es 3ª). La cara de sorpresa y alegría, todo en uno, explica su reacción.
Perceptivamente, nos quedamos a la entrega de trofeos. Categoría tras categoría se van entregando todos. En su categoría, también ha recibido trofeo la madre de Rufo, al quedar la 3ª, otra campeona.
Toca el turno de las Sénior, Carol es anunciada como 2ª, pero lástima que no la dan trofeo por haberse quedado escasos de previsiones. Una lástima.
Lo que iba a ser un ligero rodaje se ha convertido en un 3º puesto finalmente. La verdad es que el frio, la lluvia y el recorrido al final han merecido la pena.
Hasta la siguiente.