Carrera del Pavo (Laguna de Duero)

Igual que mi compañero, hace más de 3 meses que no sentía el gusanillo de la carrera por las venas. Desde aquel fatídico 19 de septiembre en el que faltó el canto de un duro para mandar las zapatillas de correr más allá de donde cristo perdió el mechero por la saturación que provocó la Media Maratón.

Pero una vez repuesta la mente, oxigenado el cuerpo y con renovadas energías preparamos, bastante justitos esta carrera. La idea inicial era tomarla como un rodaje junto con la disputada el día anterior en Arroyo, pero finalmente, y por otros motivos, corrimos (bueno corri) esta carrera.

Hace un año ya, como pasa el tiempo, que estamos enganchados a las carreras y la experiencia va siendo un grado, conocer el cuerpo, las reacciones, el límite del esfuerzo, y sobre todo las referencia de la misma carrera en años anteriores. Hace un año nos plantamos con -5 grados en la salida de meta y cometí muchos errores que al final pagaría.

Este año conozco un poco más los limites de mi cuerpo y sobre todo se entenderle y escucharle, por lo que esta vez acerte bastante más con la equipación y sobre todo con la estrategia de carrera (aunque parecia que iba más despacio).

Como dije antes, finalmente pude asistir yo solo a esta carrera, el resto de miembros del club, por unas cosas u otras declinó su asistencia. Metereologicamente la verdad es que aunque era una mañana fresquita, hacia mejor que el año pasado (rondabamos los -2º), un poco de calentamiento bien hecho y con tiempo, un poco de retraso en la salida y pistoletazo que te crió.

La primera vuelta bastante bien, suavecito, respirando, me acople a un grupo de 5 personas que en la segunda vuelta perdio un par de integrantes, quedandonos 3 al final de dicha vuelta. Esta ultima tambien fue suavecita, para ir entrando en calor, aunque el aparato me iba dando referencias de ir a poco más de 5 minutos el kilometro. Estabamos en tiempo.

Al inicio de la tercera vuelta apretamos un poco las tuercas, era media carrera, a ver como estabamos. Deje a los compañeros que venia trayendo desde el inicio y me tire para delante poco a poco, que sino luego lo pago, como siempre. Concentrado en la respiración pase por tercera vez por la meta. Ya no me doblaría más nadie (este año lo hicieron mucho antes que el año pasado).

Seguiamos en tiempo de superar el año pasado, pero a media vuelta me vuelven a superar los dos que habia dejado antes. Uno se marcho, pero el otro quedó a una distancia prudencial para atacar al final. A falta de un kilometro más o menos le volví a dar alcance y cuando encaramos la penultima recta, primer cambio para pasarle. La verdad es que en este tramo unos cuantos cadaveres fui dando cuenta, cadaveres en los que me incluía yo el año pasado.

A la toma de la última curva el Presidente de mi club me pidio el último cambio de ritmo y yo dicho y hecho, se amplia zancada, se aumenta el ritmo y se acaba dandolo todo en los metros finales, en los que di cuenta de unos cuantos más atletas que habian llegado bastante justitos al final.

Procedo a parar el reloj y veo que he bajado 1.30 minutos el tiempo del año pasado. Esta cantidad podría haber sido más, pero tampoco hay que abusar....

El tema de la clasificación final es para una entrada aparte..... San Silvestre, a por tí vamos.