Crónica de la 5ª Legua de la Diputación

La localidad vinícola población de Olivares de Duero, situada en plena Ribera del Duero, ha acogido en la mañana de hoy la última de las cinco leguas que organiza la Diputación de Valladolid.

Ya al llegar uno se podía dar cuenta de la excelente organización del pueblo, jóvenes que te indicaban diferentes zonas de aparcamiento, un buen acompamiento musical en la plaza, incluido speaker, etc. Todo el pueblo volcado con esta prueba, que al final es de lo que se trata.

El recorrido de los 5.575 metros, aproximadamente, nos iba a llevar a dar tres vueltas por las calles del pueblo. Este hecho, el de dar tantas vueltas en una distancia tan corta, siempre dificulta un poco el correcto desarrollo de la carrera, porque los que van en la cabeza siempre doblan a numerosos atletas, que no todos saben como reaccionar ante un doblaje, ocasionando en alguna ocasión momentos un poco complicados.

Cada una de las tres vueltas nos han llevado, como hemos indicado, por las calles de esta localidad, hemos tenido que afrontar dos rampas con un desnivel bastante considerable, sobre todo la primera, que en la primera vuelta ha puesto a tono las piernas, pero que ha hecho que alguno que otro lo acusara al final.

En otro de los tramos del recorrido, un callejeo bastante tedioso, pero muy rápido, también puso en complicaciones a alguno más que otro.

Cabe destacar uno de los aspectos llamativos y graciosos de la carrera, un punto de avituallamiento en el que en lugar de ofrecer agua, nos ofrecían jamón recién cortado; otra muestra más de como todo el pueblo se ha volcado en la organización de esta carrera.

Tras cubrir la tercera de las vueltas, un pequeño desvío a la derecha, aprovechando la inercia de la bajada hacia que la gente volase hasta la meta para que, una vez recuperado un poco el fuelle, se acabase de coger parte de las fuerzas gastadas ante una mesa repleta de fruta bien fresca. Detalle que, volvemos a insistir, es de agradecer a la organización del pueblo. También indicar, que para que todo el que quisiese, previa obtención de ticket, se había preparado una rica caldereta de novillo, de la que dieron cuenta bastantes participantes de la carrera, junto con el pueblo, en buena armonía.

Respecto a los miembros de nuestro club.
Oscar Hugo ha vuelto a quedar el primero de los nuestros. En esta ocasión ha pagado un poco el esfuerzo de su jornada laboral, pero aun así ha parado el reloj cerca de los 25 minutos.
Miguel y Miguel han llegado juntos sobre los 26.30 minutos. Buenas sensaciones por parte de ambos, agradeciendo el respeto del calor y disfrutando de la carrera.
Poco despues entró Eduardo y tras el Diego y Domingo. Los tres muy contentos con la carrera y el tiempo, cercano a los 27.30 minutos aproximadamente, destacando eso si la dureza, en su justa medida, del recorrido.

Y en un ambiente bastante festivo se fueron celebrando las carreras de las categorías inferiores, para que, una vez terminado todo, se procediese a la entrega de trofeos tanto de esta prueba como de las del circuito. Un éxito tanto de participación, como de promoción de nuestras localidades rurales, organizado un año más, y ya van diecisiete por la Diputación de Valladolid.

Próxima parada Villanubla.... #GoRunningValladolid