Crónica XVI Memoria Vidal-Matarranz

El pasado domingo 21 de Octubre teníamos cita en la salida del XVI Memorial Vidal - Matarranz, más conocido como la "carrera de los bomberos".

Son ya XVI ediciones corriendo por las calles de la ciudad en homenaje a los bomberos fallecidos en acto de servicio. Pero en esta ocasión, la carrera descubría un recorrido nuevo, ampliado, llegando hasta unos apetitosos 10.000 metros, distancia más que considerable, tanto para el que está empezando en esto, como en el que lleva mucho tiempo y quiere probarse para futuras pruebas.

El ambiente ya venia caliente durante la semana, al anunciar la organización la existencia de muy pocos dorsales libres días antes de la prueba, cerrándose la participación en unos 730 participantes y más de 200 niños.

La mañana amaneció fresquita, ideal para carreras como esta, y poco a poco el entorno del Parque de Bomberos fue llenandose de participantes, una infinidad de colores se veía ya calentando en los minutos previos, hasta que se nos fue convocando entorno al camión de bomberos situado en la calle.

A la señal, una sirena de bomberos sonó y un minuto de silencio imponente nos sirvió para recordar a los bomberos fallecidos en acto de servicio, roto al final por un gran aplauso en su recuerdo.

La salida fue rápida, muy rápida, al paso por la Feria de Muestras, la carrera ya estaba enfilada, el callejeo por la zona trasera de la misma iba lanzado, pero con la cabeza puesta en la "cuesta del estadio", y sin darnos cuenta, vimos el kilómetro 5.

Y según le pasamos, la "cuesta", una rampa que habíamos entrenado en infinidad de ocasiones, pero que subirla en plena carrera te da unas ganas especiales. Dejamos el auditorio a la derecha y ya estamos casi arriba, ya hemos llegado al Estadio.

El tramo más duro ha pasado, estamos más alla de la mitad de carrera, ahora toca volar, siempre recuperando lo máximo posible, atacamos la bajada respirando, pero ampliando zancada. Giramos a izquierda y dos pequeñas cuestecitas en el callejeo en la parte trasera de la feria de muestras es lo más duro que nos queda. Lo superamos sin muchas dificultades, y afrontamos la recta final. Una recta larga, muy larga, visualizamos ya el Hotel Balago, no nos queda nada, un par de últimos cambios y estamos en la meta.

Otra prueba finalizada, otros 10.000 metros cubiertos, otra vez hemos corrido en Memoria de los Bomberos.

Aun así mencionar lo molesto que es el sentir el claxon de los coches cuando se corta una carretera y no pueden pasar. Cuando esta ciudad empiece a dejar de protestar en este sentido ante cualquier cosa que corta el tráfico empezaremos a ser una mejor ciudad.

De los nuestros.
Sergio, sigue fortísimo, en un nivel ascendente brutal, quedando entre los 30 primeros de la carrera.
Oscar Hugo, en la combinación de entrenamientos ha conseguido seguir mejorando poco a poco, en su linea andó por los 40 minutos.
Roberto fue de menos a más, arrancó en la parte trasera de la prueba y poco a poco fue cogiendo velocidad y ritmo, su tiempo de unos 45 minutos indican el ritmo excelente que mantiene.
Eduardo sigue mejorando poco a poco, muy contento con la carrera y las sensaciones.
Oscar y Diego fueron juntos durante la prueba, uno cogiendo forma y el otro conservando un poco para no romper. 48 minutos.
Blanca y José, pararon el crono en unos 50 minutos, muy cerca del objetivo establecido entre ambos, unos pequeños problemas físicos de la primera, que seguro que se irán solventando, aumentaron un poco la marca.
Nuestros peques en su linea, Rubén acabando fortísimo las carreras y Ariadna en su mundo chupetín.

#GoRunningValladolid